Diseño de experiencia en La casa de Toño: venta sugestiva y menú optimizado

Ir a contenido original

La casa de Toño es igual a velocidad, hospitalidad,
calidad y precio justo. Un combo ganador. La marca ha perfeccionado su ciclo de
servicio como nunca otra, dándole al visitante una experiencia completa
ocasionando que no sólo un tipo de consumidor se dé un pozolito de vez en
cuando. ¿Por qué es tan exitoso Toño?

Godínez y su pandilla en el paraíso del pozole

La eficiencia de servicio hace a la marca más
atractiva para los oficinistas con una hora de comida: si en un puesto de la
calle tardan en comer veinte minutos, con diez minutos más tienen la misma
oferta gastronómica, con mejor calidad, sin respirar el esmog del camión, el
humo del cigarro del que ya acabó de comer, se pueden sentar tranquilamente en
un lugar limpio, sin duda, más rico. Aún así les quedará tiempo para ir por su
cafecito y su cigarro antes de regresar a la oficina.

Toño: el más rápido del oeste, este, norte y sur

Primero lo primero. La velocidad del servicio
es el arma secreta de La casa de Toño. Si bien es cierto que muchas veces hay
lista de espera, bastan diez minutos de paciencia, o menos, mientras lees el menú colocado en la
ventana, para que te asignen una mesa.

La experiencia completa dura aproximadamente treinta
minutos: realmente son the fastest of the
casuals.
Tres minutos después de que llegas te toman la orden y en sólo cuatro
minutos más ya estará llegando a tu mesa.

Estrategia y operación

Siempre están estratégicamente ubicados cerca
de oficinas y dentro o cerca de un centro comercial. La operación del restaurante funciona, a grandes rasgos, de la
siguiente manera: una host te
pregunta cuántas personas son y en caso de que no haya mesa te asigna un turno.
Por medio de discretos radios la host
avisa a los encargados del salón el número de personas que han llegado, el
mesero que tenga una mesa libre levanta la mano para que los comensales sepan a
dónde dirigirse.

Simplicidad para el consumidor y cultura de vendedores 

El menú está impreso sobre la mesa,  así se ahorra mucho tiempo, desde que te sientas
ya estás viendo qué pedir. Aproximadamente
80% de los clientes de La casa de Toño suele ordenar exactamente lo mismo en
cada visita sin importar la ocasión de consumo, según Social Media Listening del departamento de Market Intelligence de Mero Mole.
Tres minutos después de la
asignación de mesa el vendedor recoge la comanda y siempre repite la orden para
que no haya error. En La casa
de Toño no contratan al staff  con la descripción de puesto básica de un
mesero, sino de un vendedor cuya única misión durante toda la experiencia del
comensal es vender, vender y vender. Todos los que te rodean son un equipo.

De la vista nace el amor

Casi inmediatamente, como si fueran relevos, llega
un vendedor ofreciendo una orden de
chicharrón, crema y guacamole que no se te había ocurrido pedir
y como lucen
ven deliciosos dices: ya déjamelos. Cuatro
minutos después otro miembro del equipo que usualmente no es tu mesero lleva
hasta tu mesa los platillos que pediste y ahora sí: ¡éntrale!

“La venta sugestiva es indispensable para generar una experiencia de consumo ideal. ¡Nadie se echa un pozole sin una bebida bien fría y una orden de aguacate!”
Eduardo Méndez, CEO de Hero Guest

¿Quién es mi mesero? ¿A quién le pido otra quesadilla? A
quien sea. Aquí todos están para servirte y el trabajo de los gerentes es
literalmente ser unos halcones, al pendiente de cada movimiento del salón, colocados
en posiciones estratégicas para que su ojo llegue hasta cada rincón. Con una
seña o una llamada por el radio, el vendedor que esté más cerca de ti correrá a
atenderte. Los vendedores son capacitados con un curso exhaustivo durante una
semana, terminan su entrenamiento siendo la “sombra” de otro vendedor.

“Aquí no hay ni capitán, ni meseros, ni garroteros; aquí todos somos vendedores y le hacemos a todo, desde atender hasta desmuertar, todos parejos.”
Roberto, mesero de la sucursal Plaza Polanco

Tecnología para estandarizar experiencias:

En Mero Mole creemos que una rotación
saludable es de 1.5 veces el aforo, La Casa de Toño se llena aproximadamente cinco
veces en un día. Según Eduardo Méndez, CEO de Hero Guest (Una app de
entrenamiento para restaurantes) las empresas que invierten en perfilamiento y
entrenamiento de su staff son cuatro veces más rentables que las que no
invierten y de acuerdo con las tendencias de Eater 2018 tener Customized
employee training
en restaurantes es indispensable.

Maíz, el abuelo de la casa mexicana

Pero el éxito de La casa de Toño no solo radica en su
velocidad y excelente servicio sino también en sus insumos. Su ingrediente
madre es el maíz, la base de todos sus platillos estrella: pozole, quesadillas, tostadas y flautas. Además del maíz
encontramos nueve insumos distintivos que
se transforman para hacer de cada platillo uno muy diferente al otro, lo cual genera un negocio eficiente
y de percepción variada: res, cerdo, pollo, papa, requesón, queso, flor
de calabaza y hongos. A parte de la deliciosa decoración de lechuga, queso y
crema.

En La casa de Toño todo es fácil: el ciclo de
servicio está perfectamente medido, ha logrado fidelidad porque la experiencia es
a prueba de balas; al consumidor cautivo de La casa de Toño le gusta saber a lo
que va, estar familiarizado y sentirse en casa.

Ahora sí, ¿cuántos flanes de la abuela les vamos a traer?

*Nuestro
mero mole es hacer restaurantes y food halls a nivel global que generen
experiencias extraordinarias para sus consumidores y sus inversionistas.


México influencer: la cocina mexicana en restaurantes internacionales

Ir a contenido original

Orgullosos hijos del maíz

Nuestra gastronomía es una de las mejores del mundo. No lo decimos sólo por haber crecido con ella y por el amor a nuestro país, sino que la cocina mexicana en restaurantes internacionales se ha vuelto fuente y referencia.

Shakshuka por aquí, shakshuka por allá. Maíz por aquí, maíz por allá. La National Restaurant Association (NRA) publicó las predicciones de 2019 en términos de tendencias culinarias.

Resulta que se busca regresar a la raíz y por eso, dentro de los temas protagonistas están los “sabores étnicos”. Shakshuka es un desayuno de Medio Oriente: una cazuela de huevos horneados con salsa de tomate y especias.

Shakshuka, Niddo

El maíz, por su lado, está siendo un actor potente que compite con el trigo en la era de consumo donde el gluten free es ahora el pan de cada día.

Estos dos elementos representan las preferencias y el camino a seguir de muchos restaurantes alrededor del mundo.

En 2018, la NRA declaró también que la comida mexicana en el extranjero expondría mayor especialización realzando sus distintas regiones al público.No más pensar que el taco es un platillo, sino traducirlo como es: una manera de comer.

De acuerdo con Eatertambién en la recopilación de tendencias 2018, la dupla México-Oriente fue de uno de los hallazgos predilectos del público internacional. La similitud y variedad de ambas hacen magia juntas y la gente aprecia este mestizaje.

Las personas perciben la cocina mexicana como vasta, exótica y digna de probarse en cualquier rincón del mundo.

Como oaxaqueño aún no descubro del todo mi propio estado. Hablamos de muchos Méxicos y sabores, en los próximos años seguiremos descubriendo y mostrándolo al mundo. Esto apenas comienza. 
Alejandro Ruiz, Chef Ejecutivo de Casa Oaxaca

La fiebre del agave y sus destilados

Hay historia detrás del Tequila. Desde finales de los años setenta ha tenido un crecimiento exponencial y su producción ha traspasado fronteras.

La denominación de origen y el consumo en coctelería han puesto a México en el radar a través de los tragos.

Por si no fuera poco, le siguió el mezcal. Desde que la coctelería dejó de ser sólo eso y se convirtió en mixología, el arte de la mezcla, este destilado se ha convertido en uno de los favoritos en Estados Unidos para diseñar tragos.

Este país también es el importador número uno. Según el Consejo Regulador del Tequila, el mezcal ha crecido 651% en 13 años. Tanto locales como turistas buscan el sello artesanal, las notas ahumadas y el buen rato con su copita de mezcal.

México es un referente cultural. Restaurantes internacionales con estrellas Michelin tienen intervenciones mexicanas directas:  al menos un taco en su menú y mixología basada en mezcal.
Eduardo García, Chef Ejecutivo de Máximo Bistrot

México metido hasta en la sopa

Desde que en 2010 la gastronomía mexicana fue declarada Patrimonio Intangible de la Humanidad por la Unesco, la cosa ha cambiado; México está siendo re-entendido por el mundo desmitificando la idea del sombrero y el Tex-Mex.  

Este nombramiento motivó a cocineros e investigadores a trabajar por salvaguardar el patrimonio y poner el reflector en los ingredientes endémicos y en las técnicas ancestrales.

No es coincidencia que la CDMX haya sido declarada por National Geographic como número uno en lugares para visitar en 2019 y también el World Design Capital 2018; en nuestras cocinas se cuecen habas.

La vasta oferta de contrastes y subculturas en el país ofrecen tela inagotable para cortar.  

Según el área de Market Intelligence de Mero Mole, las gastronomías mexicanas más populares a nivel nacional son oaxaqueña, mariscos, tacos y tostadas.

Cocina mexicana en restaurantes internacionales

Hablar de cocina mexicana ya no es hablar sólo de tacos de corteza dura, un uso exacerbado de comino y chiles avinagrados que intentan replicar lo verdadero.

Hoy, muchos de los restaurantes posicionados a nivel mundial utilizan fuentes y recetas auténticamente mexicanas para elaborar sus menús.

Ya no es relevante el precio que haya que pagar por los ingredientes, lo que importa es hacer sentir al comensal, aunque sea un poquito, lo que es comer platillos mexicanos reales.


Algunos lugares que llaman la atención son:

Hoja Santa de Albért Adria

Del grupo ElBarri en Barcelona, Albert Adriá ofrece de la mano del chef mexicano Paco Méndez un restaurante que frontalmente presume a una reinterpretación de México y sus técnicas. 


Majordōmo de David Chang

El emporio de Momofuku tiene un hermano nuevo en Los Ángeles desde el año pasado. Majordōmo es un tributo al traspatio americano con toneladas de Korena urbana.


BiBo de Dani García

Dani Garcia es un chef andaluz ganador de tres estrellas Michelin. BiBo es un recorrido en globo de Madrid a Málaga, una vuelta a la España contemporánea en 80 platillos. 


Otium de Timothy Hollingswort

El nada más y nada menos que ganador de The Final Table, serie original de Netflix. Fue mano derecha de Thomas Keller en The French Laundry hasta que abrió Otium en Los Ángeles.


Balaboosta 

La chef israelí Einat Admony es pionera en sabores de Medio Oriente y Mediterráneo. Balaboosta significa esposa perfecta y la que brinda alimento. Eitnat vuelve a abrir este 2019 en Nueva York ahora en West Village para ofrecer gastronomía étnica desde una propuesta saludable.  

*Nuestro mero mole es hacer restaurantes y food halls a nivel global que generen experiencias extraordinarias para sus consumidores y sus inversionistas. 


Mercado Andares en Guadalajara, un Food Hall que no le pide nada a Chelsea Market en Nueva York

Los mercados gourmet contemporáneos, también conocidos como «food halls» a nivel mundial están arrasando como destinos gastronómicos sociales en los centros comerciales. Bienvenidos a Mercado Andares.

Contenido para Entrepeneur

Ir a publicación original

Guadalajara es la ciudad de la República Mexicana que se atreve, su público es exigente: pide valor por dinero, sabor e innovación al mismo tiempo. Alejandro De La Torre, Director General de Andares, dice que el éxito de los chefs tapatíos es gracias el apoyo y exigencia del público: hay propuestas auténticas y la gente siempre responderá positivamente a una marca hecha con originalidad y carácter. Cuando la vara es alta la diferenciación es ruda. Palreal es uno de los restaurantes tapatíos protagonistas teniendo a Fabián Delgado de chef, restaurante sugerido dentro de la guía México Gastronómico 2019 y nominado como mejor concepto para los Gourmet Awards 2018. Palreal es un patio que sirve comida cotidiana con acentos de Guadalajara, especializado en café y distintos métodos de extracción, este restaurante ya forma parte de la comunidad gastronómica ahora en Mercado Andares dentro del Centro Comercial Andares construido por Sordo Arquitectos: uso mixto de 13 hectáreas en el corazón del mayor ingreso per capita en Guadalajara, Zapopan.

Mercado Andares: el destino gastronómico casual que compite a nivel internacional con food halls como El Mercado de San Miguel

El complejo ya tenía un
recorrido gastronómico selecto: Paseo
Andares
, andador de restaurantes y terrazas fine casual de la talla de La Docena con Tomás Bermúdez. Vamos a
celebrar la buena vida
es la bandera del food hall de 3,000 m2:
Mercado Andares,
siendo la antítesis de cualquier food court, es un destino enfocado a un público millennial que busca conveniencia, pero con
una experiencia diseñada en el recorrido. El complejo Andares consta de 50,000m2 de oficina; es decir: 25,000
personas
van a trabajar diario y todas ellas están buscando una oferta para
comer y beber práctica.

“La rotación del mercado es de dos a tres vueltas, en promedio genera tráfico de 1,500 personas al día. Originalmente el proyecto sería una tienda de muebles, pero no nos generaría ese tráfico, era sólo una renta segura sin riesgo y nada innovador.  Romper y crear nuevas tendencias es lo que tratamos de hacer. Valió la pena el esfuerzo de Mero Mole y 3.14. “
Alejandro De La Torre, Mercado Andares

Los diseñadores de la experiencia: interiorismo y tenant mix

Entre 3.14, despacho de arquitectura e interiorismo y Mero Mole, creamos la estrategia
experiencial y de diseño de Andares en sinergia. La intención era crear un
espacio que enalteciera el buen vivir en una atmósfera informal. Las marcas de
antaño se tomaban demasiado en serio, nuestra
propuesta fue reunir en un mismo lugar marcas divertidas con quienes el público
ya se identificaba y celebrar la vida a través del diseño del espacio.
¿La
receta secreta? Unir una selección de propuestas
gastronómicas locales con un interiorismo fresco y modulado a la par de optimizar
el modelo de negocio para los desarrolladores.

Mercado Andares tiene cerca de 20 ofertas gastronómicas distintas y todas las categorías de restaurantes para diversas ocasiones de consumo en un solo lugar: desde un café para llevar hasta compra de productos especializados gourmet. Ofrece una mezcla de centros de consumo de servicio rápido y también de servicio completo con un ensamble de marcas poderoso y fresco que va desde Palreal, Puercoespada, Lupes BBQ y Jolly Molly, Un gran acierto, según Alejandro, fue el acomodo de los giros: la manera en la que están organizados genera flujo todo el día. No considera que haya un protagonista, pero las marcas que generan más flujo son Caserol, por el tamaño y su mezcla de deli con retail, Lupes BBQ, Trip’s Burger, Mesa 1, Farina 00 y Onigiri.

“No fue fácil la comercialización porque muchos tenían sólo un restaurante y no tenían la idea de crecer con más, pero llegamos a acuerdos interesantes y los resultados, desde la apertura, a estos tres meses han sido por arriba de las expectativas.”
Alejandro De La Torre, Mercado Andares

Arquitectura disruptiva del modelo de negocio

Un food hall es una fuente de ingreso más alta que la de un food court, además de tener mayor glamour, el precio por m2 se eleva por
ser un destino más que una necesidad, también incrementa porque existe un diseño
tanto de interiorismo como de experiencias. Entre más área rentable más caro es
el m2 y eso genera un modelo de negocio atractivo. Un food court tiene en promedio 30-35% de área rentable o GLA (gross
leasable area
)
, en un food hall
existen modelos de negocio donde se llega hasta un 45-50% de GLA. Para Mercado Andares, se aumentó el GLA creando más
área con un paso de gato: un andador elevado que
funciona como área de servicio operativa para que los proveedores surtan cada local
desde las alturas.

“El GLA estaba en un 50% sin paso de gato y con este tipo de arquitectura disruptiva del modelo de negocio lo hemos llevado hasta un 60% a partir de la necesidad de incrementar la rentabilidad.”.
Rodrigo Vargas, CEO de Mero Mole

¿Ya conoces Andares? No importa si es de desayuno, un café de paso, un trago después del trabajo, una comida de fin de semana con la familia. Mercado Andares te espera con la mesa puesta. Vístalo en esquina de Paseo Andares y Boulevard Puerta de Hierro.


Emilia de Lucho Martínez y la transformación de los restaurantes Fine Dining

Ir a publicación original

Los restaurantes ya no usan mantel como las personas ya no usan corbata, la forma ha cambiado pero la esencia permanece. 

Danny Meyer, el gurú restaurantero de Nueva York, fundador de Shake Shack y
también de Eleven Madison Park: Fine Dining
galardonado como uno de los mejores del mundo, dice que la hospitalidad no es un servicio sino el arte de provocar sentimientos,
casi igual que una obra de teatro.

Clasificación
clásica de restaurantes:

Hay dos grandes categorías en la sagrada biblia tradicional de los centros
de consumo: Quick Service Restaurants y Full Service Restaurants. La primera categoría tiene Fast Casuals y Fast Food, los primeros son de pago en caja, pero se tienen áreas
de sentado propio como un Starbucks, mientras que un Fast Food consiste en una ventanilla para ordenar y entregar como
un McDonalds en un Food Court. Dentro
de la categoría de Full Service
Restaurants
están los Casual:
restaurantes informales pensados para la familia como Chilis o Italiannis. Los Fine Casuals son restaurantes con
insumos premium y una propuesta
gourmet en una atmósfera relajada como lo es Sonora Grill Prime o Belmondo,
mientras que el Fine Dining posee
menús sofisticados de especialidad generalmente diseñados por un chef
reconocido, carta de vinos exclusivos, servicio completo con grados altos de
hospitalidad y uso de base de datos para personalizar la experiencia. El cheque
promedio está por arriba de los $1000 en México por persona, un ejemplo es
Pujol o Quintonil. 

La
irreverencia de las nuevas generaciones para crear marcas divertidas:

Un factor macrosocial transformando la industria
restaurantera es el tamaño de jóvenes en el mundo. Según el diario El País para
el 2015, los millennials serán más
del 70% de la fuerza laboral del mundo. El Fine
Dining
clásico es una herencia de los antepasados europeos. Los baby boomers, sobrevivientes de la guerra:
hijos del trabajo duro y del sudor apelan a la seriedad en cualquier aspecto de
la vida, si hay que hacer negocios es con un traje. Un Fine Dining del pasado era como Michael Caine: de corbata y
mancuernillas, mientras que el de ahora es como Drake con una sudadera Supreme. La invitación de las nuevas
generaciones es: toma la vida con humor y
sírvete un trago.
 

“Odio los restaurantes con los Beatles y los Rolling Stones en Bossanova, mi restaurante no es para todos porque la música es alta y servimos lo que queremos”.
Lucho Martínez, chef de Emilia

El adiós a los manteles largos:

El Fine Dining
contemporáneo es divertido y critica lo acartonado. Hace diez años en un
restaurante de esta categoría el mesero era un representante del servilismo: sí,
mi señor. Enseguida, señor. Estamos para servirle, señor.
Cuántas veces no se han descubierto como mexicanos
diciendo: qué bárbaro, volví de un viaje y reafirmo el gran servicio que
tiene nuestro país en comparación de otros destinos.
En México existe una
malinterpretación: la hospitalidad de primera no es tratar al cliente como un
amo; un servicio de excelencia es convertirse en amigo del comensal generando
una comunicación de tú a tú para
orquestar su experiencia minuto a minuto justo como una escalera eléctrica que lleva
sin esfuerzo al que va de pie en ella. El diseño también está cambiando, antes
un restaurante apelaba a lucir como debería de ser el lugar donde comiera la
realeza, ahora la cocina tiene a ser abierta y los materiales son francos.

“La propuesta de los nuevos restaurantes es desdibujar la frontera entre casual y formal. Los meseros de antes eran toma órdenes ahora son embajadores de marca”.
Mero Mole

La disrupción de Lucho y un bistró
con degustación del mundo:

No importa si es un Fine Dining del pasado o del presente, lo más importante es la exquisitez de la comida y la calidad de los insumos usados. Emilia sólo abre para la cena y es parte del grupo Edo Kobayashi, grupo de perfil gastronómico japonés de donde también forman parte Rokai, Kyo e Hiyoko.  La cocina de Lucho Martínez tiene base francesa, pero en Emilia protagoniza una barra central con la cocina expuesta y el equipo de Lucho junto con él haciendo su magia expuestos a los ojos del comensal; la barra es omakase y sirve un menú de 9 a 13 tiempos en $1300 pesos con pincelazos de comida del mundo. Emilia es una ciudadana del mundo, principalmente de México, pero también de Japón, Francia, Italia, China y Perú. Todo depende del insumo de temporada: “Desde que abrimos no hemos servido nada idéntico, de pronto tenemos un tinte francés y un día protagonizan los chícharos, al día siguiente lo oriental con anguila, pero una semana después nos inspira el mole”.  Lucho trabajó junto a Jorge Vallejo en el Quintonil como cocinero y con Lalo en el Máximo como precedente de un estilo de alta cocina.

¿Qué está pasando con los restaurantes contemporáneos?

Lucho contesta que además de la barra omakase, Emilia ofrece un menú de
sólo 7 platillos en mesa; un gesto que representa la tendencia mundial de
optimizar procesos e insumos en la cocina. “No
estamos inventando el hilo negro, sólo queremos un lugar para que la gente coma
rico y pueda hablar fuerte sin protocolos innecesarios”.

¿Dónde está?

El grupo Edo Kobayashi creó una esquina de destino gastronómico y social en la esquina de Río Pánuco 132 para pasar horas.  Sugerimos comenzar la experiencia en la barra de sakes Le Tachinomi Desu, cenar en Emilia y rematar en el bar Tokio Music Bar; una experiencia para distintas ocasiones de consumo en una misma casa.

Dale un vistazo a este fine dining contemporáneo que hicimos. Ir a Cedrón.


Sedientos de cultura local o el arte de hacer cerveza: Cru Cru y Cervecería de Colima

¡NOS GUSTA MUCHO SER DE AQUÍ! Grita a los cuatro vientos, desde la punta del volcán de fuego, la Cervecería de Colima, mientras que Cru Cru, cervecería de la Ciudad de México, nos invita a descubrir al grillo como su animal de poder representando a Chapultepec y a la capital chilanga. El auge de la cerveza artesanal lleva décadas sucediendo en lugares como Portland, pero, ¿Cuál es el contexto en México?

  • La cerveza representa el 75% del mercado global de bebidas alcohólicas.
  • El auge de la cerveza artesanal en México fue a partir del 2013 con la resolución de la Comisión Federal de Competencia Económica (COFECE) sobre la no exclusividad en la distribución de la cerveza.
  • En México se consolida el concepto artesanal en 2015 cuando Ab InBev adquirió Cervecería de Tijuana, Cucapá, Bocanegra y Cervecería Mexicana.

De la Romita para el mundo y la resignificación de los espacios:

Luis Enrique es el gallo detrás de Cru Cru, cerveza que se gesta en las entrañas de la Romita, pueblito casi mágico que dio pie al nacimiento de la Colonia Roma hace más de  un centenario. Esta marca está completamente inspirada en la surreal CDMX: la ciudad de los grillos. La fábrica es una casa de 1700 y era parte de las residencias donde habitaban los monjes de la iglesia local. Ahora el dios cerveza nos da Pale Ale a borbotones: 70% de la producción es de esta categoría. Cru-Cru produce 5,500 litros al mes y tiene cuatro cervezas de línea. La cervecería está propiciando un nuevo movimiento en la zona y plusvalía: un síntoma de gentrificación y limpieza de inseguridad. El mismo José Emilio Pacheco recalca en Las batallas en el desierto la mala reputación de la colonia desde entonces: Romita era un pueblo aparte. Allí asecha el Hombre del costal y el gran robachicos. Curioso que generar un destino cultural como lo es una cervecería artesanal torne de nuevos significados al mismo espacio. Este caso se replica en ciudades como Miami en donde la zona industrial Wynwood ahora es un lienzo de artistas para exhibir arte urbano y dar vida a restaurantes donde chefs emergentes hacen de las suyas.

¿Cómo es la cerveza un agente de cohesión social?

Las micro cervecerías están enfocándose en el consumo local y en activar economías. Este tipo de industria da trabajo a gente del entorno. Le preguntamos a Luis Enrique qué viene para Cru Cru y el panorama dicta hacer de la fábrica un espacio de experiencias, es decir: abrirla al público para que éste conozca el proceso de la cerveza, además de incorporar un Beer garden de la misma marca para que la gente, en sitio, se eche unas chelas, ¿Cómo no?  ¿Con qué se marida mejor una Cru Cru? Con tacos. Una atinada combinación que grita por todos lados: MÉXICO.

  • México es el cuarto lugar en producción a nivel mundial.
  • La cerveza domina el mercado de las bebidas alcohólicas en México representando más del 80% del total de las ventas de este sector.
  • México es el principal exportador de cerveza a nivel mundial.

La WGSN, agencia global de tendencias, describe al público que consume cerveza artesanal como adeptos del concepto COMUNIDAD:

Los nuevos consumidores están preocupados por quién y qué está detrás de sus bebidas y suscriben con el pensamiento de apoyar a las marcas locales. En relación a las cervezas independientes lo indispensable viene de exaltar el origen. La cerveza es historia líquida y el esfuerzo de un montón de apasionados.

Un pedacito de Colima en cada sorbo:

Aunque no seas de aquí, volverás una y otra vez. Todo nació con Colimita en 2014. Esteban, socio fundador de Cervecería de Colima quería hacer una cerveza que supiera a Colima: desafanada y alegre. Cuatro años después hay cinco tipos de cerveza, 105,000 litros al mes de producción y cinco trapiches (Beer gardens de la marca en Guadalajara, Sayulita y Colima). Adriana Haro, Directora de Marketing de la marca nos contó dos cosas: 1. A ella también le gusta ser de aquí y 2. El éxito de Colimita y sus hermanas cervezas están relacionadas con la filosofía de la marca: enaltecer el origen, sustentabilidad y responsabilidad social. La cervecería tiene una planta de tratamiento de aguas residuales,  un programa de reforestación y apoyo a la comunidad destinando las ganancias de los trapiches a desarrollo local. No creemos que haga falta ver más box, sino crear más marcas con valores humanos.  

Les presentamos a la cervezas poetas de Colima:

  • Colimita: el corazón

Ligera y noble. La más popular porque fue la primera cerveza. Colimita ganó oro en Cerveza México.

  • Páramo: la leyenda

Inspirada en la novela de Juan Rulfo: Pedro Páramo que sucede en Comala. Comala está a 20 minutos de Colima.

  • Ticus: ave oscura

Es la cerveza oscura. Ticus es un ave oriunda de Colima.

  • Cayaco: la tropical

Cayaco es una de las palmeras más altas de Colima, también es una tropical lager y la más ligera.

  • Piedra Lisa: a la que siempre volverás

Piedra Lisa es un lugar en Colima. La gente se reúne en esta piedra volcánica y cuenta la leyenda que si no eres oriundo y te resbalas ahí, estarás destinado a volver o a casarte con un colimense. Esta cerveza resbala con su perfume y no hay de otra más que volver a ella.

Colima sabe bien en Colima, pero también se toma en la Ciudad de México, Riviera Maya, Bahía de Banderas, Tijuana el Bajío, San Diego, Los Ángeles, Francia y España.

  • La cerveza mexicana tiene presencia en más de 180 países.
  • Para considerar la cerveza como artesanal tiene que componerse únicamente por agua, malta de cebada, lúpulo y levadura. Su producción total debe ser menor a siete millones de barriles al año.
  • Existen más de 10 mil cervecerías artesanales en todo el mundo.

¿Escuchan eso? No importa si son de allá o acá, los grillos cantan: cru-cru cru-cru para indicar que es hora de una cerveza aquí y en China. Salud.

Para saber más:

cerveceriadecolima.com

casacerveceracrucru.com